Portobello, por ser en la época colonial centro de comercio mundial, recibía visita del mundo conocido, convirtiéndose también en uno de los grandes centros de manifestación religiosa. Al portar los españoles sus costumbres y tradiciones, trajeron también su religiosidad popular, dejando grabada en las raíces del pueblo que aquí comenzaba a surgir la devoción de los Santos y a la pasión de Cristo. Se puede asegurar que las costumbres religiosas sevillanas y de Málaga fueron de gran inspiración para los que en aquella época evangelizaron.

Dentro de estas devociones figuran las novenas, el Corpus Christi y las procesiones de los santos y la Semana Santa. Es así como encontramos la hermosa talla de un Cristo con la piel oscura, llamado popularmente el Cristo Negro. Esta imagen es objeto de una gran devoción a nivel nacional e internacional. No tenemos datos históricos del inicio de esta devoción; sólo conocemos que un 21 de octubre esta imagen aparece en este lugar. Sobre su aparición existen algunos mitos, de los cuales podemos mencionar aquel que dice que la llegada de la imagen se debió a la necesidad de una intervención divina para exterminar una peste que se extendía por toda la región.

Hay otro relato de dos imágenes que eran transportadas hacia Cartagena de Indias y por el mal tiempo tuvieron que arribar a Portobello, la nave no pudo zarpar hasta que desembarcaron el Cristo a tierra firme, es por ello, que todos los 21 de octubre, más de 160.000 personas se dan cita en Portobello para venerar al Cristo negro, con la cruz a cuestas. Esta imagen representa para los miles de fieles que asisten ese día, la esperanza y fe de un Pueblo que espera encontrar una respuestas a sus necesidades y aspiraciones más profundas de su ser.

 

 

Your Name / Tu Nombre (required)

Your Email / Tu Correo (required)

Subject / Sujeto

Your Message / Su Mensaje

Leave a Reply