Los Guaymies descienden de los Chibchas, quienes abarcaron Centroamérica y llegaron a ser la zona más poblada entre los imperios mexicano e inca.

Esta Comarca, se encuentra ubicada en la región occidental de Panamá, es atravesada de oeste a este por la Cordillera Central, que separa dos regiones geográficas: la región atlántica o caribeña, que está cubierta en un 40% de bosque primario y donde los ríos son cortos y caudalosos, y la región pacífica, muy deforestada y con ríos de mayor recorrido hacia el mar.

Comprende las provincias de Bocas del Toro, Chiriquí y Veraguas. Su capital es Llano Tugrí (Buabidí). La comarca está habitada por la etnia Ngäbe y Buglé; su área es de 6,968 km2.

De acuerdo al Censo de 1990, la población de los Guaymíes o Ngöbé, asciende a 123,626, constituyendo el mayor grupo indígena que habita en la República de Panamá, el cual es de origen Chibcha. Los guaymíes son descendientes de las tribus indómitas de Natá, Escoria, Urracá, París. Son de contextura fuerte, su piel es obscura, nariz achatada, labios gruesos y pelo lacio. En la historia panameña sobresale el cacique Guaymí ” Urracá ” como hábil guerrero. Este símbolo de valentía mantuvo y desafió a los mejores capitanes del monarca Carlos V , mantuvo en jaque y derrotó a personajes como : Pizarro, Hernando De Soto, Espinosa. Por ello existen en Panamá monumentos erigidos en su memoria.

Esta población se encuentra radicada en el área oeste del Istmo de Panamá, en las actuales provincias de Chiriquí (Distritos de Tolé, Remedios, San Félix y San Lorenzo), Bocas del Toro (Distritos de Chiriquí Grande y Bocas del Toro) y Veraguas (Distrito de Santa Fe, Cañazas y Las Palmas), en un área de 6,747 kilómetros cuadrados. Estos distritos, presentan una geografía de tipo montañosa.

En esta amplia expansión geográfica-política, habitan igualmente una apreciable pluralidad de situaciones ecológicas. En la zona montañosa de Tabasará compartida por Chiriquí y Bocas del Toro; en las Sabanas deforestadas y onduladas de Veraguas y en asentamientos ribereños en Cricamola y Changuinola, como también en el hábitat insular costero de la Laguna de Chiriquí en Bocas del Toro, el indio Guaimí ha desarrollado una adaptación al hábitat al cual las contingencias históricas y políticas lo han marginado.

Si bien se trata básicamente de una misma cultura, producto final de una amalgama de tribus emparentadas lingüística y culturalmente, la misma ofrece algunas variantes determinadas por las circunstancias ecológicas y también por el distinto grado de aculturación. Las relaciones que han mantenido históricamente algunos grupos, su contacto eventual o mantenido con ciertos grupos no guaymíes, han motivado algunos rasgos diferenciados. Por ejemplo, los que habitan las depauperadas sabanas veragüenses, en franco proceso de ladinización, contratan con los grupos más conservadores de las zonas altas de Chiriquí y Bocas del Toro.

Los fenómenos laborales, la vinculación ya histórica a las compañías fruteras y la participación política en virtud de la nueva estructura de representatividad nacional se ha hecho más efectiva y agresiva, están constituyéndose en factores de cambio acelerado. Algún brote nativista ocasional, como el muy conocido de Mama Chi, no ha logrado transformarse en un contrabalance del imparable mecanismo aculturativo. La reciente filiación de líderes de la juventud guaymí a los movimientos pan-indigenistas en boga actualmente en boga actualmente en el mundo, parecen responder más a un enfoque tercermundista que a una tentativa de pervivencia étnica.
En cuanto a su vivienda, los mismos constituyen caseríos (conjuntos entre 2 a 6 casas) ocupadas por personas que provienen de un mismo vínculo de sangre. Las viviendas son de diseño circular, construida directamente en el suelo.

Hoy, se aprecian cambios aculturativos en el diseño de la vivienda, como en la adopción, cada vez más usual, de los núcleos de viviendas a modo de pequeñas aldeas.

En Chiriquí, desde los primeros años del presente siglo se ha observado una tendencia a la formación de pequeños caseríos. Estos, no suelen tener por el general más de siete o diez casas, y se trata de viviendas de familias emparentadas.

En Veraguas se ha reportado como tradicional la vivienda circular y techo cónico, a la que añade el uso de “paja peluda” para forrar las paredes por donde fácilmente se cuela “el frío ventarrón”. En torno a las casa de vivienda, tanto en Chiriquí como en Veraguas, se hallan algunas estructuras sin paredes donde instalan fogones, además existente en el interior de la casa. En relación a esto, se ha señalado que la existencia de dos fogones corresponde a los criterios de tabú en vinculación con la enfermedad, la preñez y la menstruación. De acuerdo con ello, el fogón utilizado en la circunstancia mencionada se denomina “nío-gua-boin” mientras que el de uso común se llama níogua-kói.

En Bocas del Toro, en la región costera, la vivienda guaymí, característica sobre pilares y tiene generalmente un plano rectangular. El techo, de igual forma, se hace por lo general con palmas y el piso con troncos de palma partidos. Se sube a la vivienda por una escalera monóxila, tallada en escalones. En algunas islas de Bocas del Toro es frecuente encontrar techos de zinc, ya que la palma guágara (Sabal allenii) se encuentra cada vez menos; también es común encontrar paredes hechas de tablones, los que se compran en los aserríos de Bocas del Toro. En el río Cricamola, las viviendas guaymíes que se encuentran orillando e río o a distancia del mismo siguen el patrón de erección sobre pilares, aunque allí las paredes se hacen con caña blanca y el techo con “guágara”.

El mobiliario de la vivienda, está reducido a las plataformas que se adosan a las paredes y que, cubriéndolas con un cuero de vaca, sirven para dormir; algún banco ocasional fabricado burdamente de un pedazo de tronco, y en algunos casos, una hamaca. En el interior de las viviendas se encuentran siempre el “jorón” o ático, donde se guarda la cosecha. Numerosas chácaras penden por doquier, guardando pertenencias y alimentos, y en muchos casos oficiando a modo de cuna para los infantes.

Your Name / Tu Nombre (required)

Your Email / Tu Correo (required)

Subject / Sujeto

Your Message / Su Mensaje

507-398-0050 ☎ cel – 6872-4298 Whats app

INSTAGRAM-

 

https://www.instagram.com/panama_real_estate_marketing/

 

https://www.instagram.com/panamamarketingall/

 

https://www.instagram.com/panama.marketing/

 

FACEBOOK-

 

https://www.facebook.com/panamarealestatemarketing/

 

https://www.facebook.com/ParquenacionalChagres/

 

https://www.facebook.com/AltosdeCerroAzul/

 

https://www.facebook.com/Panamamarketingall/

 

https://www.facebook.com/ComunidadIndigenaEmbera/

 

Contactenos:

 

https://panamarealestatemarketing.com/contact-us-contactenos/

 

You Tube-

 

https://www.youtube.com/c/panamamarketing

 

Twitter

 

https://twitter.com/ptymktours

 

https://twitter.com/Pty_Marketing

 

https://twitter.com/panamamarketin1

 

https://twitter.com/RentalPanama

 

Google +:

https://plus.google.com/u/0/

https://plus.google.com/u/1/

https://plus.google.com/u/2/

https://plus.google.com/u/3/

https://plus.google.com/u/4/

https://plus.google.com/u/5/

 

Snap Chat:

 

PanamaMarketing

 

Vimeo:

 

https://vimeo.com/user37882266

Leave a Reply